REFLEXIONEMOS SOBRE NUESTRO ESTILO DE VIDA 

         

        Tener claro el tipo de sociedad queremos pasa por preguntarnos quiénes somos, qué consecuencias tiene nuestro andar en este planeta, bajo qué valores nos regimos, qué tan conscientes somos sobre nuestra ecodependencia e interdependencia, en qué consiste nuestra alimentación diaria, de dónde proviene, cuál es nuestra huella ecológica. 

         

        A continuación enlistamos algunas sugerencias que esperamos sean de tu interés.

         

        - Reflexiona sobre nuestro hábitat económico, ¿es justo, es incluyente, es sostenible, qué vinculo tiene con la emergencia climática?

        - Mantener nuestra salud y acrecentar nuestro bienestar por medio de una dieta basada en alimentos nutritivos, que sean de proximidad, ecológicos y de preferencia cultivados o producidos por alguien que conozcas.

        - Come comida, no ultraprocesados, pregúntanos sobre las marcas más dañinas y las opciones que existen.

         

        - Elige alimentos de temporada, frutas, verduras, legumbre, hongos, semillas, etc. 

         

        - Reintroduce a tu dieta recetas, alimentos y productos abandonados u olvidados, o crea recetas nuevas con apreciación culinaria, sabrosos, únicos, que tengan un valor social, cultural y ambiental; explora la ecogastronomía. 

         

        - Crea tu propio huerto (pregúntanos cómo hacerlo y de todos lo beneficios que conlleva).

         

        - Únete a algún grupo de consumo ético, existen opciones. 

         

        - Participa o genera acciones colectivas de cambio estructural y de paradigmas (MUSAA tiene  propuestas, escríbenos).

         

        - Cambia tu manera de ver la realidad, amplia tus perspectivas sobre el mundo, dirige tu atención hacia lo que vale la pena, a las relaciones humanas, a la calidad de vida, a la  solidaridad, al respeto, a la naturaleza, al cuidado de la vida.  

         

        - Desacelera tus tiempos.

         

        - Rompe con la dependencia económica y cultural con respecto a lo que imponen las grandes multinacionales.

         

        - Valora y retoma la cultura propia que en muchos casos fue interrumpida por la colonización, el productivismo o la globalización.

         

        - Discierne entre las tecnologías dañinas y las benéficas, ya sean nuevas o antiguas.

         

        - Reflexiona sobre los valores ecofeministas.

         

        - Fomenta la cultura del tiempo libre y de comunidad. 

         

        - No confundas el valor de las cosas con su precio.

         

        - Medita sobre tus propios valores: cooperación vs competencia, comunidad vs individualismo, altruismo vs egoísmo, activismo vs apolítico, machismo vs respeto, etc.

        - El agua es el elemento más vital de la Tierra, su estado es vulnerable debido a la contaminación, a la agroindustria, a la emergencia climática, evita el despilfarro y haz un buen uso de ella. 

         

        - Se consciente de la basura que generas cotidianamente y hazte cargo de ella (tiene que ver con la emergencia climática, con los recursos, con la energía, con derechos humanos, con el deterioro de los ecosistemas).

         

        - Evita al máximo cualquier tipo de plástico y rechaza cualquier producto desechable.

         

        - Reutiliza todo lo que puedas, alarga la vida de las cosas que adquieres, evita despilfarrar,  repara lo que se descomponga, preserva lo que funciona.

         

        - Ten siempre presente y mide tu huella ecológica

         

        - Prefiere la generosidad y el compartir en vez del egoismo, la competitividad y el individualismo. 

         

        - Refuerza tu criterio y evita que cualquier publicidad o tendencia te indique como actuar o como pensar. 

         

        - Aporta con tu estilo de vida a combatir la emergencia climática, infórmate, comparte, habla sobre este tema. 

         

        - Para transportarte y en orden de importancia: camina, muévete en bici, usa el transporte público, comparte viajes en auto, evita viajar en avión en la medida de lo posible. 

        - Sobre ropa y calzado, adquiere calidad, durabilidad y manufacturado en tu región o en el país, evita al máximo las telas sintéticas ya que emiten microplásticos altamente contaminantes, rechaza la ropa confeccionada en maquilas ubicadas a decenas de miles de kilometros donde no se respetan los derechos humanos ni ambientales; las grandes marcas como zara, nike, prada, adidas, levis, etc. son multinacionales con un historial nefasto, la calidad no tiene que ver con marcas ni con altos precios. Afortunadamente en México contamos con modistas, artesanas y costureras que elaboran prendas de muy alta calidad y de hermosos diseños. 

        - Planta muchos árboles, especies de tu región, ya sea de manera individual o en grupo, cuando los plantes recuerda que es importante cuidarlos, regarlos, abonarlos, verlos crecer. 

         

        - Explora un estilo de vida frugal y armónico, para que mas personas puedan vivir bien en un planeta sano.

         

        - Platica sobre estas sugerencias a tu familia y allegados, genera dialogo y acción. 


         * ¿Tienes alguna duda sobre alguna de estas sugerencias? Por favor escríbenos y con gusto lo comentamos.

        • Facebook
        • Twitter
        • Instagram